Café en Prensa Francesa, Definitivo

Hemos intentado descubrir la forma perfecta de prepara café de diferentes maneras, que vaya que existen muchas, diferentes estilos, métodos de extracción, los cuales nos dotan de distintos matices de sabor y que nuestro paladar aprenderá a diferenciar de una forma en otra, y que al cabo del tiempo, este nos indique, cual es la forma de preparación perfecta para nuestro gusto.

En esta ocasión trataremos de explicar cómo preparar café utilizando el método de extracción que se ha popularizado bastante.

“La Prensa Francesa”

Un poco de historia…

"El método de preparación con la cafetera “Prensa francesa” es conocido en el mundo con muchos nombres diferentes. En México se le conoce como Prensado francés. En Estado Unidos como “French press”. En Italia ” pote de la prensa “. En Francia que se redujo a ” cafetiere un pistón ” y En el Reino Unido se redujo a ” cafetiere ” Otros nombres incluyen: prensa de café, pote de la prensa y el émbolo del café. Llamado tanto una cafetera y una prensa Francesa que supondría que los orígenes de esta máquina de café se encuentran en Francia. Sin embargo, tanto los franceses y los italianos reclaman su invención.
La historia cuenta que un anciano de Provence solía ir a dar un paseo hasta la colina cada día para conseguir un poco de paz y tranquilidad de su esposa que le regaña. No importando lo mal que el clima estuviese, ya sea con un calor abrasador o una lluvia torrencial, el viejo siempre hacia el viaje. Para prolongar su estadía en la colina para escapar de su esposa, cargaba consigo una pequeña cantidad de comida, leña y un poco de su café favorito en una olla vieja.
Todos los días iba a llegar a la cima de la colina, tomando un buen descanso, encender el fuego, comer su almuerzo y luego preparar un poco de café.  A la hora el café, en ese entonces, era típicamente fuerte, amargo y sabor terrible. Esto se haría mediante la adición de agua y café en una olla y luego colocar la olla sobre una fogata o una estufa hasta que el agua hervía. (Lo que no sabían en ese entonces que el agua hirviendo destruye los sabores del café).
Un día, el anciano estaba haciendo su café,  como siempre lo hacía.Pero esta vez se le olvidó agregar sus granos de café para su cafetera. No fue hasta que el agua empezó a hervir, y rápidamente retiró la olla del fuego y le añadió el café.Por supuesto, el viejo no sabía que al verter el café de esta manera, propiciaría que los sedimentos flotaran en la superficie. Hecho de la manera habitual, los asientos del café se hubieran hundido hasta el fondo de la olla en el momento en que el agua había hervido.
El anciano echó una mirada a su taza de café y pensó: “No puedo beber esto.Voy a terminar con la boca llena de café molido “.
Por casualidad, cuando el anciano contemplaba ir sin su café (que había traído sólo suficiente agua y café molido para una olla), un mercader ambulante italiano apareció en el horizonte. Entre los muchos bienes que el comerciante llevaba era una malla de metal. El viejo vio esta malla y rápidamente se le ocurrió una idea, colocó sobre su cafetera la malla y uso un palo que estaba cerca para ayudarse a hundir la malla hacia abajo, hasta el fondo de la olla, atrapando así los posos del café. A continuación, tomó un sorbo de su olla e inmediata mente una gran sonrisa estalló en la cara.El comerciante, deseoso de averiguar por qué el anciano sonreía, le preguntó si podía probar un poco de su café. Después de tomar un buen trago de la olla, el comerciante le dio al anciano una mirada de complicidad. Este fue el mejor café de ninguno de los dos había probado nunca!
La historia dice, que después de probar este fantástico café, los dos hombres decidieron abrir una pequeña fábrica de su nuevo invento: una cafetera con émbolo ajustado.
Su cafetera hizo a ambos una pequeña fortuna."
- Extracto de la pagina web, prensadofrances.com -

Ahora que conocemos un poco de la historia de esta maquinita. A llegado el momento de pasar al método de preparación.

De acuerdo a mi experiencia e investigación sobre la técnica y sobre todo, el ocupar algunos consejos para conseguir un mejor sabor.

El método definitivo, seria el siguiente:

Lo que utilizaremos, te lo describiré a continuación:

Prensa Francesa
Bascula de Cocina

Café recién molido (preferentemente)
Agua Caliente sin Hervir (Muy importante)
Temporizador de Cocina

Antes, repasemos algunas consideraciones para posteriormente ir al procedimiento.

Invertir en un molino de café

Moler el café de grano en el momento, conserva sus aromas y propiedades al momento de prepara tu café, sea el método de extracción que sea, se ha comprobado que el café molido, tiene una duración aproximada de 15 minutos, pero ojo, esto no quiere decir, que después de ese tiempo el café sepa feo o se descomponga o explote, No!, simplemente es el intervalo de tiempo para aprovechar todas sus propiedades y el máximo sabor posible.

Tipo de molido

Para cada tipo de extracción, se debe moler el café a cierto nivel, de mas grueso a mas fino, en el caso particular de la prensa francesa, el molido del  café debe de ser grueso, para que te des una idea, debe de tener el grosor de la mitad de un grano de sal de mar rosada,  esto para que el filtro propio de la cafetera realice su función correctamente y evitemos que se filtre restos de café molido y eches a perder tu bebida. 

Invertir en la adquisición de una bascula

Para saber con precisión y determinar de una manera perfecta las relaciones entre la cantidad de gramos de café molido y el agua necesaria para la correcta preparación de tu bebida, es una  herramienta imprescindible.

Relación Café – Agua

Se ha determinado que la relación en la cantidad de café molido con el agua necesaria para una taza, es que, por cada 350 ml de café, se requieren 25 gramos de café molido, esta relación funciona perfectamente con este método de extracción, para otros métodos  la relación cambia, en otras publicaciones hablaremos de otros métodos de extracción y sus respectivas singularidades.

Recipiente para calentar agua, con cuello de cisne (opcional)

Este utensilio lo catalogo como opcional porque puedes ocupar cualquier recipiente para calentar el agua, la única ventaja es que el chorro que arroja el recipiente con cuello de cisne, tiene el caudal lento, que es lo que requerimos para ir vertiendo el agua caliente poco a poco sobre el café a la hora de prepararlo.

Ahora si… llego el momento de…

Preparación

Empecemos.

Calentamos el agua, hasta que esta se encuentre en el punto un poco debajo del momento de hervir, ya que al tener el agua hirviendo, se destruyen los sabores del cafe, tal y como lo comente en  la historia de este método de extracción.

Procedemos a moler el café de acuerdo al grosor recomendado.

Después lo colocamos dentro del vaso de la cafetera, tomando en cuenta la cantidad a preparar, cuidando la relación CAFÉ – AGUA.

Para que las mediciones sean correctas, recomiendo que el proceso se realice, siempre colocando la cafetera sobre la bascula.

A llegado el momento de agregar el agua, la cual la iremos añadiendo en dos momentos, esto es clave.

El primero momento, es añadir un poco hasta empapar el café, mas o menos como con 80 a 100 ml, después con la ayuda de un agitador, mezclamos esa pequeña cantidad de agua con el café, y dejamos reposar 40 segundos.

Este paso es importante, ya  que con el conseguimos que el café desprenda sus propiedades  y aromas de una forma previa.

Pasado el tiempo, procedemos al segundo momento, el cual es verter el agua restante, se tiene que realizar de una forma lenta, con paciencia, en forma circular, para ir empapando el cafe de una manera uniforme con el agua caliente, es aquí donde toma importancia el tener un recipiente con cuello de cisne, ya que este facilita el ir vertiendo el agua de la forma que te indico.

Continuamos hasta llegar al limite deseado.

Posterior, tapamos con el embolo y tapa, el vaso de la prensa, dejamos reposar exactamente 5 minutos, apoyándonos con un temporizador.

Pasado el tiempo, procedemos al filtrado, esto se lleva a cabo presionando el embolo hacia abajo, sin aplicar fuerza, únicamente apoyando la palma de la mano sobre el, la misma gravedad ira bajando el embolo poco a poco y realizando el filtrado de una forma lenta y tranquila, ten paciencia.

Te iras dando cuenta que de a poco, el café va cediendo al filtrado.

Al finalizar el filtrado, ya podemos degustar nuestra taza de café, con todos sus aromas, propiedades y matices.

El proceso es bastante sencillo, solo se deben de cuidar los detalles para que tu bebida sea preparada de la mejor forma posible.

Hasta la próxima!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s