La extrema confianza en la industria del consumo.

Toda la vida hemos ocupado las salidas al cine,  a comer a restaurantes , etc., todo esto con fines de entretenimiento u ocio, y sobre todo para salir de la rutina  convivir en familia o con amigos.


Todo, completamente, y aparentemente, sano.


Los diferentes establecimientos de comida, y las diferentes opciones que se tienen para consumo, son tan grandes y tan populares en muchos casos, que en cierto modo confiamos en los productos alimenticios que nos ofrecen y que consumimos sin decir más.


Esta confianza es tal, que dejamos de lado el seguimiento a la calidad y sobre todo, en la forma en que estos establecimientos llevan a cabo la preparación de los alimentos que nos venden.
Navegando por la redes sociales, se abrió un hilo en twitter, en el cual se convoca a empleados o ex empleados de varios establecimiento, en su mayoría, populares, a mencionar ciertas cosas curiosas sobre el desempeño de sus labores en sus centros de trabajo, en su mayoría, establecimientos de comida rápida.


Me ha llamado mucho la atención, que a pesar de que es información útil, ya que de igual manera se proporcionaron tips para poder ahorrar unos cuanto pesos en varios de estos establecimientos, las publicaciones empezaron a sacar el lado obscuro de estas empresas en cuestión de como hacen uso de la mercadotecnia, del efecto visual y muchas mañas distintas para engañar a los usuarios y hacerlos pagar mas, pero lo mas importante y llamativo, temas sobre la preparación de alimentos con ciertos detalles de lo que pasa en sus instalaciones dentro de las áreas de cocina, y en espacios donde los usuarios finales no tienen acceso.


Sin mas preámbulo, eh aquí algunas capturas de pantalla, en donde se observan las diferentes situaciones que nos hará pensar dos veces antes de consumir los productos que ofrecen estos establecimientos.

Si te diste cuenta, mucho de estos problemas no son negligencia de los mismo empleados, si no que las mismas empresas dejan de lado ciertas cosas, para poder ganar mas y mas con menos, al parecer así es su modelo de negocio, y seguir posicionándose a pesar de que pueden ocasionar daños severos a la salud e importándoles poco el consumidor final.


Esto es muy grave, lamentablemente las leyes en materia de salubridad entre otras, se pasan completamente por alto, sin que se tenga un control, de igual manera mucho de nosotros se preguntaran, ¿En donde se encuentran los inspectores de salubridad, etc?, pues simplemente están ahí, pero lo mas lamentable es, que ellos mismo dejan pasar por alto muchas observaciones, como dice la gente: “Les llegan al precio, para quedarse callados”.

¿Qué podemos hacer al respecto?.

Lo único que nos resta es, el fijarnos bien y en la medida de lo posible inspeccionar a detalle los alimentos que vayamos a ingerir procedentes de estas cadenas y si se detecta algo anormal, reportarlo.

Tratar de no comer en ciertos lugares que se vean demasiado concurridos, es lógico que entre más personas estén esperando su turno para ordenar, es más la probabilidad de que se produzcan errores humanos que propicien faltas en la calidad y limpieza de los alimentos así como vicios ocultos indirectos en los productos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s